Ventajas y desventajas de invertir en arte

Como todo negocio, invertir en arte tiene sus ventajas y desventajas, así que es mejor asesorarse y seguir las recomendaciones de los expertos.

Art Online

1 - Ventajas
Activo físico: Una gran ventaja para muchos inversores es el hecho de que pueden controlar su activo, y éste está a su cuidado, no en manos de una empresa de inversión. A muchas personas les cuesta trabajo confiarle sus inversiones a los demás, por ello es vital la existencia de confianza entre las partes. Una inversión de arte es toda tuya… la gestión, el cuidado y el almacenamiento son tu responsabilidad.
Valor de disfrute: Muchos inversores de arte son coleccionistas primero e inversores en segundo lugar. El arte original es un activo que se puede exhibir y apreciar. De hecho, desde el punto de vista artístico decorar tu casa con una pieza de arte de gran valor puede influir directamente en tu bienestar emocional.
Valor con el tiempo: A diferencia de las acciones, cuyas compañías subyacentes reflejan un precio volátil, el arte generalmente se mantiene continuamente con el tiempo. Las carreras bursátiles, la volatilidad y otras fluctuaciones financieras son inexistentes en el mundo del arte. Si has elegido las piezas de tu colección sabiamente, es muy probable que en algún momento valga mucho más de lo que pagaste por él.
2 - Desventajas
Retos al inicio: La principal barrera para entrar en el mundo del arte es la falta de conocimiento. Para invertir en el mercado bursátil, deberás investigar la empresa de la mercancía que deseas comprar, comprobar los fundamentos y consultar los informes de ganancias. Al invertir en arte, tienes que familiarizarte con una gran cantidad de información antes de hacer tu primera compra.
No es un activo líquido: El arte no es un activo líquido comparado con otras formas de inversión. Vender arte toma un poco de tiempo, esfuerzo y planificación si quieres obtener el mejor precio para tu pieza.
El cuidado del activo puede ser difícil: Tener el control del activo físico puede ser una ventaja que algunos inversores disfrutan. Ahora el problema consiste en exhibir o almacenar la obra de arte de forma segura, cuidándola y manteniéndola para preservar su valor, y asegurándola en caso de hurto o desastre natural. Todo esto combinado, puede ser un factor de estrés para el inversionista de arte novato.

Ninguna garantía que apreciar: Por último, incluso si has hecho todo bien, no habrá garantías de que cada pieza en tu colección valdrá varias veces más de lo que pagaste. El mundo del arte es un ambiente muy voluble. Los artistas nuevos o establecidos pueden caer rápidamente en desgracia tan rápido como se levantaron. Lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que te guste realmente cada pieza de tu colección.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las 10 apps más divertidas del 2018 que no pueden faltar en tu Smartphone

3 consejos para campistas